BIOGRAFIA

Nací el 7 de agosto de 1990, en Famara (Lanzarote), junto a mi hermano mellizo Álex. Mi madre quiso llamarme Cristina Luna, ya que nací una noche de luna llena. Ya desde ese momento intuí que había algo fuera de lo común en mi familia, y es que no todo el mundo nace en el hueco de un antiguo horno en una casa en medio de la montaña… Hija de madre española, Lola López, profesora de Ashtanga Yoga; y de padre alemán, Thomas Zacharias, inventor, escritor, atleta olímpico y plusmarquista mundial de salto de altura.

Siempre me he visto atraída por los escenarios. Es algo inevitable, ¡casi magnético! Hasta el punto de que, a la edad de 4 ó 5 años, chantajeé emocionalmente (sí, siempre he sido una mujer de carácter) a mi padre para que me fabricara uno en el patio de casa. Creo que esa plancha de madera con seis patas era mi particular versión de los castillos de cajas de cartón que hacían mis amigas, aunque aquello pareciese más un somier venido a menos que otra cosa… Supongo que mi abuelo, el violinista, compositor y director de orquesta Helmut Zacharias, tuvo algo que ver con esto.

A los 16 años tuve mi primer contacto con el mundo de los medios, cuando empecé a trabajar como reportera para la televisión local de Lanzarote, grabando varios programas orientados al ocio, la cultura y la moda de la isla. Y a pesar de que me encantó la experiencia, seguía con mi idea en la cabeza de estar ante las cámaras, pero dando vida a un personaje de ficción, en lugar de informando.

Es por esto por lo que, a los 18 años, me trasladé a Madrid con un único objetivo: formarme como actriz, y trabajar para llegar a conseguir mi sueño ¡Y en eso estamos..! Desde entonces he conocido a personas maravillosas, y he llegado a trabajar en series como “Águila Roja” o “Aída” entre otros proyectos, que sólo han conseguido que me enamore aún más si cabe de esta profesión.

Flickr Photo Stream